Descontaminación y reciclaje de vehículos fuera de uso (V.F.U.)

Nuestra acción es determinante y tiene como prioridad el cuidado y la conservación del medio ambiente. Por este motivo es esencial que todos los vehículos al final de su vida útil se gestionen adecuadamente a través de los Centros Autorizados de Tratamiento (C.A.T.) y reciban un completo proceso de descontaminación y reciclaje de sus componentes.

El proceso de descontaminación y reciclaje de los componentes de un vehículo, comienza cuando éste mismo se recibe en las instalaciones del centro y una vez se ha registrado dicha entrada. Posteriormente se trasladan a la zona de descontaminación, la cual dispone de un pavimento impermeable y de un sistema de recogida de derrames. En esta zona se extraen combustibles, aceites, líquidos refrigerantes, limpiaparabrisas, líquido de frenos, baterías, filtros de aceite y combustible, gas del aire acondicionado, zapatas de freno con amianto, condensadores con PCB y componentes con Hg. Además los residuos peligrosos que se extraen se almacenan dentro de esta misma zona, en contenedores que están debidamente etiquetados y a la espera de ser recogidos por el gestor autorizado correspondiente.

Una vez descontaminado, el vehículo pasa al despiece. Todos aquellos componentes del vehículo que puedan ser aprovechables se desmontarán. Los componentes que no sean reutilizables, se gestionarán como residuos no peligrosos, almacenándose por separado según su naturaleza. Con todo esto, el desguace ha dejado de ser un basurero de coches y se ha transformado en un centro de reciclaje de vehículos. A continuación mostramos un esquema que resume el proceso de descontaminación y reciclaje, por el que pasa un vehículo fuera de uso.

Recicle de vehículos